Vivimos tiempos vertiginosos: los cambios se producen a gran velocidad, las disrupciones están a la vuelta de la esquina y la necesidad de las organizaciones de adaptarse y ser resilientes es clave para mantenerse competitivas o incluso para sobrevivir en los nuevos escenarios. En este contexto, en Practia estamos impulsando una metodología de gestión de proyectos a nivel regional y global denominada “gestión adaptativa”. 

En concreto, aprovechando nuestra amplia experiencia en el mundo agile, combinamos conceptos del mundo del project management tradicional con otros propios de la agilidad.

De esta manera, logramos alcanzar el alineamiento más rápido posible entre las necesidades de diferentes áreas o stakeholders, una identificación y gestión temprana de issues y riesgos, una visibilidad temprana y transparente del plan y el ejercicio de una planificación adaptativa y por ciclos cortos mientras avanza el proyecto.

Del mismo modo, este tipo de metodología promueve la instalación de una cultura de inspección y adaptación recurrente dentro de las organizaciones donde se utiliza.

Los tres pilares 

La gestión adaptativa se basa en tres ejes para entregar resultados concretos. El primero es la visión del negocio, incluyendo los productos y servicios a desplegar, la planificación por valor y las métricas adecuadas para establecer si el camino por el que se avanza es el correcto.

El segundo consiste en la selección de modelos de gestión y prácticas adecuadas para cada proyecto, tomando como base todo el panorama de opciones que ofrece el mundo de la agilidad: Scrum, Kanban, Agile escalado, Lean…

El tercero es la incorporación de habilidades impulsoras, tanto en los estilos de liderazgo -donde se destacan tanto PMs con formación adicional en temas de agilidad como agilistas entrenados en aspectos de gestión- como en las soft skills, es decir, comunicación, facilitación, negociación, trabajo en equipo,  adaptabilidad, resolución de problemas, escucha activa o manejo de crisis y conflictos. 

Project management + agilidad en práctica 

La gestión adaptativa es ideal para casos en que es necesario tomar decisiones y ejecutar acciones con resultados en muy corto plazo: empresas que están sufriendo una disrupción en su mercado específico, cambios bruscos en la demanda, migración masiva de clientes a la competencia…

Por ejemplo, una importante cadena de retail que tenía el 95% de sus ventas por ventas presenciales sufrió una brutal caída de ingresos con la pandemia, al punto que quedó amenazada su supervivencia. Con el apoyo en la organización y gestión basado en este modelo adaptativo logró desarrollar su canal digital y recuperar ventas en tiempo récord y antes de que fuera tarde.

Vivimos tiempos vertiginosos. Pero con las metodologías adecuadas y la compañía del socio apropiado, cada cambio es una excusa renovada para encontrar nuevas oportunidades para crecer.

¿Te interesaría conocer la metodología de gestión adaptativa en mayor profundidad? Contáctanos haciendo click aquí  y conoce más sobre nosotros en nuestras redes LinkedIn y Twitter.