No se trata de un problema nuevo, ni mucho menos, pero la aceleración de la transformación digital impulsada por la pandemia, sumada a la masificación del trabajo remoto, que rompió las barreras geográficas para reclutar capital humano, lo potenciaron: la brecha de talento de IT es cada vez mayor.

Distintas fuentes difieren en cuál fue la velocidad en que se adelantó la incorporación de nuevas tecnologías en las empresas. Google, por ejemplo, asegura que en apenas un año se implementó lo que se esperaba que se hiciera en cinco.

Esta velocidad desplegó una verdadera “guerra” global por atraer y retener los mejores talentos del sector IT. Una batalla que ya no incluye a las empresas del sector ubicadas en una misma ciudad, sino que se expande literalmente por el mundo. Y a la que se suman incluso empresas de otros rubros.

Es que el teletrabajo como normalidad rompió barreras culturales históricas y hoy las compañías del sector lo saben. Pueden disponer del mejor talento, independientemente de dónde viva o desde dónde haga su trabajo.

Crece la demanda de puestos IT

Workforce and Learning Trends de CompTIA determinó en un informe de 2021 que el 40% de las empresas contrató personal de IT durante la pandemia y que 66% piensa seguir incorporando este año. En Argentina, CESSI advierte continuamente sobre un faltante que ya se calcula en los varios miles de puestos al año.

A la brecha de talento TI se suma un segundo desafío: la alta rotación. Es cada vez más pronunciada, debido a las ofertas de altos salarios y beneficios adicionales que surgen de diferentes rincones del planeta para los expertos del sector.

¿Qué podemos hacer las organizaciones que tenemos a las nuevas tecnologías como nuestro core? En principio, poner el conocimiento en el tope de las prioridades, algo que en Practia desarrollamos desde el primer día.

Actualización permanente

Las estrategias incluyen charlas de actualización permanentes en temas técnicos puntuales, campañas de formación para diferentes niveles de seniority o incorporar profesionales universitarios de distintas áreas y completar sus habilidades tecnológicas.

También son importantes alianzas con organizaciones del tercer sector para incluir más personas en el universo TIC -sectores vulnerables, minorías- y apostar a mejorar su calidad de vida.

Por ejemplo, el número de mujeres en el mundo IT es cada vez mayor: CESSI estima que hoy ya representan un 30% y que serán un 40% para 2024. Una gran oportunidad a explorar y fomentar.

Retención del talento

Por otra parte, hay que trabajar creativamente la retención de ese talento: desde flexibilidad para que cada uno pueda desempeñarse desde donde quiera -sin límites geográficos- hasta el armado de agendas de bienestar para garantizar un razonable equilibrio entre la vida profesional y la personal.

El buen clima de trabajo, con vínculos personalizados y un interés por el propósito de cada colaborador, sus intereses y sus necesidades, sin importar dónde se encuentre físicamente es otro aspecto fundamental. El concepto de “trabajo en equipo” llevado al extremo.

La lucha por el talento de IT se está volviendo feroz. ¿Qué características te parece que tendrán los ganadores? Nos gustaría en nuestro LinkedInTwitter!