El periodista especializado en negocios pasó por Practia Talks y dejó una serie de comentarios, anécdotas y recomendaciones relacionada con cómo comenzó a reconfigurarse el mundo a partir de la pandemia.

“Decidí no hacer un PowerPoint para esta presentación porque hubiera sido un riesgo aunque lo hubiera hecho ayer a las 12 de la noche: igual pudo haber quedado viejo”. El periodista especializado en negocios Claudio Destéfano abrió con su peculiar estilo la charla “El primer mes del resto de nuestras vidas”, presentada en el marco de Practia Talks. El comunicador utilizó en esta conferencia virtual un recurso habitual en sus presentaciones: mostrar camisetas de fútbol de su colección privada y ligarlas con el tema tratado. La primera perteneció al arquero-showman Hugo Gatti. “Tiene dos correlaciones: que tuvo coronavirus y lo superó y que mientras en todo el mundo los emprendedores son los que hacen los goles, en Argentina tienen que ocuparse más de atajar que de patear”, graficó.

Citando al escritor Yuva Noah Harari, Destéfano aseguró que la pandemia no nos empuja a un futuro de manera determinista, sino que nos obliga a tomar decisiones que, de acuerdo a cuales sean, forjarán futuros diferentes. “Juan Carlos de Pablo decía que una inundación es una tragedia salvo que uno fabrique colchones: cada uno de nosotros debería encontrar dónde están los propios colchones”, afirmó.

En un rápido repaso de “gestitos de idea”, homenaje al conductor infantil Carlos Balá que Destéfano hace en sus medios para destacar la innovación y la resiliencia para aprovechar las oportunidades más allá del contexto, el periodista contó el caso de la cadena de locales de cosas ricas Pani y cómo transfirió su concepto madre, que todo lo que pasa en sus negocios sea instagrameable, al e-commerce. “Crearon experiencias como que para el festejo de un cumpleaños de un joven mandaron 17 porciones de torta y una bebida que llegaron en simultáneo a los 17 invitados“, relató.

También relató el caso de Grupo Cinco: holding paraguayo de eventos de entretenimiento nocturno, como bares, pubs o recitales. Para contrarrestar la caída del negocio –es uno de los segmentos más golpeados por el coronavirus- montaron tres autocines, dos en Asunción y uno en Ciudad del Este, con capacidad total de 440 autos. Tanto el ticket como los pochoclos se compran en una app. “Pudieron ser víctimas, pero eligieron ser protagonistas, dando vida a una experiencia como la del autocine”, dijo Destéfano.

Al mismo tiempo, el abogado Marcelo Crivelli, ideólogo del Buena Morfa Social Club, creó Chasqui, un marketplace de delivery (uno de los segmentos ganadores en este contexto) con costos más accesibles que Rappi o Glovo para generar movimiento en los restaurantes, Gastón Riveira, dueño de las parrillas La Cabrera, está alquilando o asociándose con pequeños restaurantes que cuentan con las instalaciones adecuadas para generar sinergias con su marca, y El Noble, conocida por sus empanadas y pizzas, copió el modelo Tupperware y lanzó el formato multinivel: una persona en un edificio con un buen freezer puede comprar una cierta cantidad y revenderlas entre los copropietarios.

“No se trata siempre de descubrir la pólvora, a veces tan solo debemos tomar cosas que ya están en el mercado y adaptarlas”, señaló Destéfano. “Pasaron 1800 años entre que se inventó la rueda y que a alguien se le ocurrió ponerla debajo de las valijas y crear el carry on“, agregó.

En el libro Pasión y gestión, escrito por Mauricio Macri en colaboración cuando era presidente de Boca Juniors, el luego primer mandatario nacional decía que algunas personas piensan con el reloj y otras con el calendario. “El reloj nos muestra que los servicios de atención al cliente desbordaron y que las grandes empresas, hoy llevando promociones a los pequeños comerciantes, notaron la importancia de las cadenas de valor”, dijo Destéfano. “Pero ahora llegó el momento de mirar el calendario, de entender la disrupción”, aportó. El experto señaló cuatro tecnologías clave que están cambiando el panorama: compras online, medios de pago sin efectivo, trabajo y educación remotos y telemedicina. Graficó la idea de disrupción con la remera del Pachuca de México de 2014: completamente verde, aunque los colores históricos del club son azul y blanco. “Nike decidió ese año, con motivo del Mundial, elegir algunos de sus clubes en el mundo y hacerles un diseño similar al de la selección de sus respectivos países”, detalló Destéfano.

Luego, diferenció crisis de emergencia: la primera cambia el futuro, ayuda a pensar lo que viene, genera cambios estructurales y oportunidades de largo plazo; la segunda es el momento del incendio –o de la pandemia, claro-, donde hay que actuar y elegir qué herramienta nos podrá sacar de ahí.

“Por lo pronto, está claro que el líder no tiene que saber todos los temas: el director de orquesta Sergio Federovich llama ‘maestro’ a todos sus músicos, porque dice que en el instrumento que tocan saben más que él”, señaló Destéfano. “Un gran concepto para aplicar en las compañías durante esta emergencia”, indicó. Llegó el final de la egomanía: tiempo de pensar más en propósitos que en objetivos y de escuchar más que de hablar.

Para el periodista, entre los elementos que llegaron con la emergencia y que apuntan a quedarse se cuentan las reuniones virtuales de networking (“la gente ya no se queja por los traslados y tiene una mayor flexibilidad horaria”), trabas que se desactivaron (“ya nadie discute el home office“) y la empatía (“hoy un masaje vale más que un mensaje”). “La emergencia fija los momentos positivos: si alguna vez a alguien le tocó llevar un hijo al sanatorio, sabe que luego recordará el hecho de que ya está bien y el nombre de la persona que lo ayudó en ese mal momento”, apuntó Destéfano.

En términos de consumo, la venta digital aumentó las expectativas de los clientes. “Quienes tengan tiendas físicas deberían ir poniendo las barbas en remojo porque sus consumidores les van a pedir lo mismo que obtienen en la experiencia digital, algo que va a emparejar para arriba”, analizó Destéfano. En el universo de la experiencia del usuario, los perdedores con la pandemia fueron los bancos y los online de los supermercados, mientras que las proveedoras de servicios de telecomunicaciones, históricamente castigadas, se congraciaron con la sociedad gracias a la importancia que el chat, la videollamada y otras herramientas de contacto a distancia tomaron durante el aislamiento.

Respecto de los indicadores que se deben considerar durante la emergencia, Destéfano señaló los niveles de actividad. “Deben crecer: hay que generar propuestas, producir negocios, tratar de no frenarse”. Por el contrario, la productividad deja de ser tan importante, lo mismo que la morosidad. “El que pagaba antes de todo esto seguirá pagando cuando pase”, añadió.

“La moneda tiene dos caras y podemos vestirnos la camiseta de víctima o la de protagonista: la elección es nuestra”, concluyó Destéfano antes de mostrar la última camiseta de la jornada: la del arquero colombiano Robinson Zapata, en cuyo diseño se incluye el nombre de sus hijos, Bianca y Miguel Ángel. “En un mundo cada vez más digital, vamos a necesitar una fuerte dosis de humanización”.

Practia Talks es una serie de conferencias gratuitas en formato de webinar de aproximadamente una hora cada una, sobre temáticas de interés para los líderes. Es parte de las propuestas de difusión del conocimiento de Practia en tiempos de pandemia, que incluyen también la disponibilidad entre marzo y mayo del programa Practia Academy, con charlas sin costo sobre nuevas tecnologías, iniciativa que sumó más de 1.000 inscriptos.

INSCRIPCIONES: www.practia.global/practia-talks