La extracción de valor de los datos impacta de manera directa en el negocio: permite generar nuevas fuentes de ingresos, reducir costos, comprender a los clientes al extremo (y mejorar significativamente la experiencia para ellos), potenciar los productos y servicios o ganar nuevos mercados, entre muchos otros beneficios.

Sin embargo, a pesar de los beneficios prometidos, muchas empresas no logran dar ese importante paso, incluso cuando disponen de un enorme caudal de datos acumulados, sin contar las diversas fuentes externas de las que se pueden nutrir. A este fenómeno se lo conoce como “la paradoja del océano”.

El problema tiene que ver con gestionar la cantidad. Por eso, tal como ocurre en las aguas abiertas, en el mar de los datos es fundamental contar con un buen acompañamiento.

Así como los biólogos marinos son capaces de detectar una especie importante o en riesgo entre miles de peces, en Practia sabemos bucear en las profundidades de los datos: identificarlos y clasificarlos, organizarlos, tipificarlos y controlar su calidad.

Con el big data como base

Las nuevas tecnologías ofrecen todo el poder para acelerar la obtención de valor de los datos. Una estrategia de big data juega un rol clave para gestionar el enorme caudal de datos y organizarlos, capitalizando lo que se conoce como las cinco “V” de los datos (volumen, variedad, veracidad, velocidad y valor).

En simultáneo, conceptos impulsados por la inteligencia artificial como machine learning y deep learning junto a las herramientas analíticas y smart data nos permiten “traducir” esos datos en acciones beneficiosas para el negocio, tal como las descriptas al inicio de este artículo.

Hacia un modelo data driven

Esto es apenas el principio. El norte debe apuntarse hacia la posibilidad de llevar a la empresa hacia un modelo data driven, que hace referencia a que la organización sabe cómo utilizar los datos para una toma de decisiones concreta, estratégica, oportuna y precisa, dejando de lado otras variables como la experiencia, las corazonadas o la intuición: cada paso que se da en los negocios está fundamentado, precisamente, en datos.

Pero para que una empresa alcance ese status no alcanza con que lo enuncie o con que haga inversiones aisladas en datos. Es necesario un trabajo previo de puesta a punto para entender con qué activos de datos se dispone y de qué manera se los puede utilizar para resolver los desafíos de negocios, fomentar la mejora continua del rendimiento y crear experiencias verdaderamente diferenciadas.

La importancia de una buena compañía

La innovación es apenas uno de los pilares que llevan al éxito en este tipo de iniciativas. Por eso, como socios tecnológicos, integramos procesos, personas y tecnología para implementar soluciones que impacten y mejoren los resultados del negocio a partir de la obtención de valor de los datos.

Desarrollamos data products que son las herramientas a partir de las cuales las organizaciones logra accederlos. En todo momento ponemos al usuario y sus necesidades en el centro, variable fundamental para desbloquear de manera acelerada, certera y sostenible el valor de cada dato.

Conocemos en detalle el camino que lleva a tu organización hacia un modelo data driven. Te invitamos a recorrerlo en conjunto. Haz click aquí  y conoce más sobre nosotros en nuestras redes LinkedIn y Twitter.