La transformación digital en el sector salud llegó sin pedir permiso. La pandemia exigió mecanismos alternativos de atención frente a una ciudadanía que continuó con sus necesidades en materia sanitaria en una situación extraordinaria.  Hoy, lejos de concentrarse en el pasado, el sistema de salud puede capitalizar los aprendizajes para diseñar su propio futuro con menos barreras y más oportunidades. ¿Qué tendencias serán claves para alcanzar este objetivo? Explorémoslas en esta nota.

La telemedicina recién está comenzando

La disrupción está en camino y podría generar aún más presión para acelerar el cambio. El gigante innovador Amazon lanzó Amazon Care en Estados Unidos, una herramienta que conecta virtualmente a usuarios con profesionales de la salud que están disponibles por vía telefónica las 24 horas. Por desarrollos como este, los expertos creen que la telemedicina recién está dando sus primeros pasos.

En un futuro cercano, se espera que se utilice más la visión por computadora para realizar diagnósticos a distancia. Al mirar al paciente en su ambiente, el médico podrá identificar posibles factores de estilo de vida en la enfermedad, como los nutrientes que almacena en la heladera o los obstáculos en el camino que puedan llevar a tropiezos y caídas.

Tendencias para un nuevo ecosistema de salud

La simbiosis entre nuevas tendencias y tecnologías y el sector salud parece no tener fin. Hoy existen plataformas en la nube que, con inteligencia predictiva, podrían garantizan la disponibilidad de insumos en el momento, la cantidad y el lugar adecuados. Al mismo tiempo, la inteligencia artificial se consolida como aliada para el diagnóstico temprano de distintos tipos de enfermedades y el desarrollo de tratamientos personalizados.

Por otro lado, es esperable que emerjan nuevos modelos de negocios basados en la colaboración. Hospitales, clínicas, empresas de medicina prepaga, obras sociales, centros de estudios médicos, laboratorios y profesionales podrán intercambiar información en sistemas en común centrados en el bienestar de los pacientes. Este avance se reflejaría en mayor eficiencia para los prestadores, mejor calidad de vida para las personas y más transparencia para todo el ecosistema.

Medicina preventiva, el gran foco

El principal foco, no obstante, debería estar en la medicina preventiva que abarca a todas las prácticas médicas diseñadas para prevenir una enfermedad. Con gran foco en la proactividad, las personas podrían hacerse un autocontrol médico desde sus celulares, anticipando los problemas y quitándole tensión y costos al sistema de salud en su conjunto.

Estas son algunas de las tendencias en el ámbito de la salud, ¿Cuándo crees que se consolidarán en el país? ¿Cuál te parece más prioritaria? ¡Te esperamos en Twitter para debatir sobre este tema!