El cáncer, esa palabra tan temida, sigue concentrando gran parte de las inversiones en salud. Las investigaciones se multiplican en distintas instituciones y organismos de todos los rincones del mundo y apuntan a diferentes tipos de cáncer, pero se parecen en sus resultados. A la hora de diagnosticar, prevenir y hasta tratar esta enfermedad de un tiempo a esta parte la inteligencia artificial (IA) se consolida como una aliada.

IA contra tumores cerebrales

Un estudio publicado en Nature Medicine en enero de 2020 destaca que con la combinación de inteligencia artificial y técnicas avanzadas de obtención de imágenes es posible diagnosticar un tumor cerebral en menos de tres minutos, con altísima precisión a la hora de diferenciar los tejidos tumorales de los sanos.

Desde el punto de vista del paciente esto implica una mejora notable en la calidad de vida. Hasta ahora el paciente debe iniciar el tratamiento con una cirugía para eliminar la mayor cantidad de masa tumoral de la que se extraen muestras para obtener certezas sobre el camino a seguir. Este proceso lleva tiempo.

Con esta innovación, que utiliza la técnica SRH, un tipo especializado de microscopía, el resultado podría estar listo en la mesa de operaciones y se minimizaría el riesgo de extirpar tejido normal adyacente al tumor. El algoritmo utilizado entregó un diagnóstico correcto el 94,6% de las veces, por encima del 93,9% de los análisis convencionales de patología.

IA contra el cáncer de mama y de páncreas

No se trata de un caso aislado. En el Hospital Metodista de Houston, Estados Unidos, se desarrolló un software que permite predecir el riesgo de cáncer de mama a partir de una interpretación profunda de las mamografías. De esta manera se podría reducir la necesidad de biopsias. Actualmente en Estados Unidos, sólo el 20% de las que se realizan son necesarias.

El sistema ofrece resultados 30 veces más rápido que un humano y alcanza una exactitud del 99%. Además, se estima que podría ahorrar a los profesionales abocados a realizar este tipo de tareas alrededor de 500 horas.

En este mismo sentido, un equipo de investigadores de Google Health y del Imperial College de Londres diseñó un sistema de IA capaz de leer mamografías con mayor precisión que los humanos. Encontró casos de cáncer que los expertos no habían visto (2,7% de falsos negativos) e ignoró falsos positivos alertados por los especialistas (un 1,2% de los casos totales).

También se está trabajando con IA en el cáncer de páncreas. Según un estudio presentado en un Congreso Mundial de la ESMO (Sociedad Europea de Medicina Oncológica), la detección temprana en este caso sería esencial. Entre el 70 y el 80% de los pacientes son diagnosticados cuando es demasiado tarde para una cura y cinco años después, sólo 6% sobrevive.

IA a la par de profesionales de la salud

Una de las aristas más relevantes en los avances de la IA contra el cáncer se apoya en el aspecto humano. La tecnología no viene a reemplazar a los profesionales. Por el contrario, les libera tiempo para generar un mejor acompañamiento a los pacientes, acelera el diagnóstico para acortar la espera en medio de la incertidumbre y, en definitiva, mejora la calidad de vida de las personas.

¿Hasta qué punto creés que avanzará la IA en la ayuda para detectar y combatir el cáncer? Nos gustaría escuchar tu opinión o experiencias en nuestro Twitter o LinkedIn.