Los datos están, pero su uso es altamente ineficiente. Una misma persona que contrata pólizas con dos compañías distintas debe completar dos veces su información personal. ¡Esto incluso dentro de un mismo proveedor! Lo mismo ocurre con el análisis de riesgo. Debe comenzarse de cero cada vez, aunque el interesado haya atravesado decenas de veces un proceso similar. Pero todo tiende a cambiar en la industria de los seguros y el Open Insurance es el horizonte.

El negocio de las aseguradoras -como el de todos los sectores- está en jaque. El mercado se vuelve más competitivo, los clientes tienen nuevas necesidades -las coberturas de viaje en la era del COVID son un ejemplo de esto- y los consumidores exigen cada vez mayor celeridad, calidad y personalización en sus pólizas.

En este contexto, así como el segmento de bancos y servicios financieros está adoptando de manera creciente el estándar Open Banking, en el universo de los seguros asoma -aún con cierta prudencia- la iniciativa Open Insurance. Éste es un marco por el cual las aseguradoras brindan acceso abierto a sus API, de manera que sus servicios se pueden compartir libremente con terceros.

Eficiencia y oportunidades

Esto representa, además de un salto de eficiencia, una enorme oportunidad de negocios. Por un lado, permite a las empresas del sector integrarse con el estimulante segmento insurtech, empresas aseguradoras de base tecnológica, para ofrecer con nuevos productos y servicios, alcanzar nuevos públicos o ganar agilidad en su operatoria.

Para los operadores habituales esto significa acelerar la implementación de tecnología de vanguardia con bajo riesgo y muy baja inversión. Además, pueden generar una mejor experiencia para sus clientes y protegerse contra la disrupción que las mismas insurtech están generando.

La flexibilidad que propone el mismo modelo hace que sea posible llegar a acuerdos específicos respecto del alcance y de la profundidad que se quiera dar al intercambio del flujo de datos. Siempre con la protección de la privacidad de la información como un valor fundamental.

Beneficios para las insurtech

Por el lado de las insurtech, Open Insurance es la llave para masificar sus soluciones innovadoras y hacerlas llegar a las infinitas carteras de clientes de los proveedores incumbentes. Incluso, se abre la posibilidad para que firmas de otros rubros -grandes marketplaces online, retailers de envergadura, empresas del sector viajes- puedan desplegar rápidamente una oferta de seguros apoyándose en tecnologías existentes.

Quedan, por supuesto, algunos puntos para debatir y algunas barreras por derribar. Desde cuestiones regulatorias que aún exigen un mayor desarrollo hasta temas culturales que, pandemia mediante, tendieron a flexibilizarse desde el año pasado. Hoy el usuario está permeable a recibir experiencias y servicios personalizados y dispuesto a renunciar a una larga reunión con un asesor de seguros si puede resolver sus problemas con un par de clics.

Los beneficios de Open Insurance habilitan nuevos modelos de negocios basados en tecnologías digitales que apuntan a la eficiencia y a una mejor experiencia del cliente. Al mismo tiempo, constituyen un estímulo para introducir mejoras operacionales en los modelos de negocios tradicionales. El círculo virtuoso está en marcha.

¿Lograrán las aseguradoras acoplarse al modelo de Open Insurance? ¿Está en este tipo de marcos normativos el futuro de la industria? Quisiéramos leerte en nuestro LinkedinTwitter!