El mundo parece estar llenándose de robots. La Federación Internacional de Robótica (IFR) estima que, aún en medio de la pandemia, la venta de robots industriales alcanzó un récord histórico en 2020, con un incremento de 7% solo en los Estados Unidos. La consultora Gartner, por su parte, agrega que la comercialización de software para automatización robótica aumentó un 20% en 2020. En este artículo, veremos por qué la automatización es un recurso para ganar ventaja competitiva.

De RPA como necesidad a ventaja competitiva

La pandemia exacerbó los beneficios de la automatización, al punto de darle un rol clave en la continuidad de los negocios. A futuro, se espera un alza continua a dos dígitos anuales al menos durante los próximos tres años. Ante este panorama, las empresas tienen la oportunidad de repensar qué se hizo hasta ahora y cuáles son los pasos a seguir en adelante.

La tendencia se visualiza desde múltiples dimensiones. La propia Gartner identificó que el 55% de los CIOs a nivel mundial buscará aumentar el número de profesionales que trabajan en sus equipos a lo largo de los próximos doce meses. Consultados sobre cuáles son las principales áreas que buscarán reforzar, aparece “automatización” como una de las primeras opciones.

ManpowerGroup Argentina, por su parte, reveló que  el 93% de los empleadores argentinos en proceso de automatización planea aumentar su plantilla. El dato se desprende del estudio  “Las 3Rs – Renovar, Reaprender, Reutilizar”, que también informó que en Argentina el 45% de las empresas está acelerando su digitalización y automatización como resultado de la pandemia. Además, el 29% reportó que el COVID-19 no ha tenido ningún impacto en sus planes de digitalización y automatización.

Muchos de los proyectos de automatización se iniciaron para disminuir costos, en especial los ligados al concepto básico de RPA (automatización robótica de procesos), que se enfoca en emular el comportamiento humano para completar procesos repetitivos y tediosos. Muchos otros por necesidad ante un contexto que dificultaba la presencia humana en las empresas debido a los confinamientos para reducir los contagios.

Hoy llegó la hora de dar el siguiente paso: de emprender el camino hacia la automatización como una ventaja competitiva, de productividad y valor agregado. Por lo pronto, ya no se trata únicamente de utilizar datos estructurados para completar procesos completamente iguales e iterativos.

El camino hacia la hiperautomatización

En la actualidad es posible integrar la inteligencia artificial (IA) y machine learning para incorporar comprensión de textos, análisis de sentimientos y procesamiento de lenguaje natural. La hiperautomatización es el siguiente paso: combina RPA, ciencia de datos y los mencionados avances en IA para lograr más eficiencia. Para lograrlo, aplica una mirada abarcativa de los procesos operativos, desde los estratégicos a los que requieren más margen de toma de decisiones.

A medida que se incrementa la madurez alrededor de este concepto, se multiplican las oportunidades para las empresas que están dispuestas a utilizar la automatización para ganar una ventaja competitiva. ¿Cómo? Repensando y reestructurando sus procesos desde la base con el objetivo de alcanzar niveles de optimización nunca antes vistos.

¿Qué tan avanzada está la adopción de la automatización en tu empresa? Contanos tu experiencia a través de Twitter o LinkedIn.