Se lo conoce como “la paradoja del océano”: vivimos inmersos en un caudal casi infinito de datos que cada vez es más grande y complejo. Pero, lejos de aprovechar el valor de los datos, las empresas se sienten cada vez más abrumadas. Muchas veces la cantidad va en detrimento de la calidad.

Sin embargo, eso no tiene por qué ser así. Las nuevas tecnologías están disponibles: big data juega un rol clave para organizar y capitalizar las cinco “V” de los datos (volumen, variedad, veracidad, velocidad y valor), mientras que conceptos como machine learning y deep learning junto a las herramientas analíticas y smart data nos permiten entender al fondo el negocio.

Por eso, la extracción de valor de los datos impacta de manera directa en el negocio: permite generar nuevas fuentes de ingresos, reducir costos, comprender a los clientes al extremo (y mejorar significativamente la experiencia para ellos), potenciar los productos y servicios, ganar nuevos mercados…

Hacia un modelo data driven

En este contexto, se puso de moda el término data driven, que hace referencia a una organización que sabe cómo utilizar los datos para una toma de decisiones concreta, estratégica, oportuna y precisa, dejando de lado otras variables como la experiencia, las corazonadas o la intuición: cada paso que se da en los negocios está fundamentado en datos.

Pero para que una empresa alcance verdaderamente el status de data driven no alcanza con que lo enuncie o con que haga inversiones aisladas en datos: es necesario un trabajo previo de puesta a punto para entender con qué activos de datos se dispone y de qué manera se los puede utilizar para resolver los desafíos de negocios y fomentar la mejora continua del rendimiento para crear experiencias verdaderamente diferenciadas.

La paradoja del océano

Hablábamos de la “paradoja del océano”: tal como ocurre en las aguas abiertas, en el mar de los datos es fundamental contar con un acompañamiento para obtener el máximo valor posible.

Así como los biólogos marinos pueden detectar una especie importante o en riesgo entre miles de peces, en Practia sabemos bucear en las profundidades de los datos: identificarlos y clasificarlos, organizarlos, tipificarlos y controlar su calidad para extraer su potencial.

Y ese es apenas el primer paso, ya que la innovación tecnológica es apenas uno de los pilares que llevan al éxito en este tipo de iniciativas. Con eso en mente, integramos procesos, personas y tecnología para implementar soluciones que impacten y mejoren los resultados del negocio a partir de la obtención de valor de esos datos.

Desarrollamos productos de datos (data products) que son las herramientas a partir de las cuales las organizaciones logra accederlos. En todo momento ponemos al usuario y sus necesidades en el centro, variable fundamental para desbloquear de manera acelerada, certera y sostenible el valor de cada dato.

Conocemos en detalle el camino que lleva a tu organización hacia un modelo data driven. Te invitamos a recorrerlo en conjunto. Haz click aquí  y conoce más sobre nosotros en nuestras redes LinkedIn y Twitter.